Carta de justificación Premio Nacional de Humor 2017: Felipe Avello

Columnas, Noticias

La carta que se adjunta a continuación fue redactada con el fin de fundamentar la premiación de Felipe Avello con el premio Jorge «Coke» Délano entregado por el Instituto de Estudios Humorísticos de la Universidad Diego Portales. El jurado estuvo compuesto por el director del Instituto antes mencionado Rafael Gumucio, la investigadora y profesora de la Universidad de la Frontera Karina Santos y Matías Hermosilla quien redactó el texto que se encuentra a continuación:

 

Felipe Avello: genialidad incomprendida

 

Por Matías Hermosilla

State University of New York at Stony Brook

Una vez al año–por lo menos– vuelve a aparecer una nota en algún “mantinal” televisivo una nota con el título “Felipe Avello: su vida después de la televisión” y con mucha detención los espectadores repasan los “mejores momentos” de este comediante principalmente en su paso por el ya desaparecido programa de farándula SQP. ¿Y por qué se recuerda y extraña tanto a la figura de Felipe Avello en televisión? Principalmente, a mi parecer, por la gracia e inteligencia de su humor que comienza de lo simple y logra generar una atmosfera de extrañeza brillante.

Con Felipe Avello, como con otros personajes geniales, no existen puntos medios al nivel de su humor: o se ama o se odia. Y ¿en que radica tan taxativa perspectiva? Primordialmente en el poder de moverse a través de los márgenes y mover la barrera limítrofe del humor cuando es necesario, la capacidad para tomar la cotidianeidad y cultura popular, conectarla con gran inteligencia inclusive con “cultura letrada” por ejemplo pasajes de textos de Roberto Bolaño. El oficio de hacer reír es algo que se cultiva diariamente y Felipe ha sabido entrar en los lugares y utilizar lo necesario para llevar el humor más allá de lo que las pautas muchas veces permiten. En televisión, vestía como los panelistas, utilizaba las jergas y manejaba los códigos de la farándula de esos tiempos haciendo un gran acto teatral en el que la burla hacia lo que la gente consumía sin que los panelistas lograran digerir–completamente- la critica que el comediante ejercía.

Su afán por experimentar no estaba sólo en televisión, con Pedro Ruminot realizó por varios años algunos proyectos de “podcast” Vendetta Radio y Tierra 2, este último espacio que –en muchos momentos– superó cualquier “límite moral” que podría socialmente imponerse y que llegó a tener una extraña y militante fanaticada que sobrevive aún subterráneamente en la web. También en Youtube donde levantó extraños personajes como Machine, la pequeña en múltiples versiones, La tía Marta Méndez y Luis Pinto, por mencionar algunos ejemplos. En paralelo a su carrera televisiva, comenzó a realizar espectáculos como Fabrizio y Felipe (con Fabrizio Copano) que emulaba en sus afiches a una imagen del proyecto de los músicos chilenos Alex Andwandter y Gepe que se llamaba “Alex y Daniel”. Quizás el más célebre espectáculo en sus inicios fue “Felipe Avello Presenta” que en el teatro Alcalá tuvo varias funciones e invitados diversos comenzando a fraguar lo que sería la experiencia de ver a Felipe en los escenarios. Esta experiencia del “show en vivo” que para algunos conformó una escuela y forma de hacer comedia lo que finalmente lo llevó a salir del ambiente televisivo y dedicarse de lleno al Stand-up Comedy, haciendo funciones de lunes a domingo viajando a lo largo de Chile e incluso al extranjero.

Estas breves palabras buscan poner el valor la trayectoria y la excelente capacidad que Felipe Avello ha demostrado a lo largo de los años siendo merecedor del Premio Nacional de Humor Jorge “Coke” Délano. Un premio a una vida dedicada al humor que seguirá reivindicando el oficio de comediante con su única capacidad de superar los límites y experimentar en lo imposible para provocar la risa.

Video de la premiación:

Ir arriba