Comedia…A veces lo que dice el alma puede estar en lo cierto [Columna] [Por León Murillo]

Columnas, Noticias

Comedia …A veces lo que dice el alma puede estar en lo cierto

Por León Murillo

 Por esas cosas de la vida estas últimas semanas han significado para mí una permanente “Fiesta de la Comedia”. No una eterna e insustancial parranda, muy por el contrario, han sido semanas de muchas coordinaciones, funciones, seminarios, etc.

Les cuento; a principios de enero éste país recibió la visita de Mauricio Dollez, un mago y comediante chileno radicado en Sao Paulo, considerado allá uno de los buenos. ¿No lo conoce? búsquelo, en youtube hay harto material de sus espectáculos.

Un chileno que anduvo 10 años embarcado en cruceros por el mundo haciendo su show hasta que, como el mismo Mauricio responde  cuando es invitado al programa “La Noite” de Darío Gentilli, uno de los comediantes y presentadores más importantes de Brasil; -“Eu me apaixonei por uma brasileira”.

Semanas antes de su venida lo había visitado yo y puedo dar fe que su trabajo es de alta consideración por aquellas tierras. En el Comedians Club, la casa de comedia más importante de Sao Paulo, fui testigo de colas solo para conseguir una foto con él una vez terminada la función. ¡Hazte esa!

En este viaje a chile, junto con Mauricio, venía también Paulinho Serra. Un inteligente, humilde y consolidado comediante. También búsquelo, mire que consolidar una carrera en el humor en un país con más de 207 millones de habitantes no es poca cosa.

Ambos hicieron shows para la comunidad residente, y Mauricio algunos otros en Santiago y Valparaíso para los “chilenoparlantes”, que no se explicaban por qué no lo conocían. ¿Será, tal vez, porque se nos va la vida en acomodarnos las pelusitas del ombligo? Bueh! así es la cosa.

El asunto es que, obviamente, de lo que más hablábamos por esos días era sobre comedia, humor, filósofos, orígenes, estilos y una larga lista de temas que con seguridad solo estimulan a un par de comediantes con tiempo, carbón y vino. Tanto vino que terminé presentándolos en el Club Chocolate con unos minutos de mi show en portugués. Bueno, un portuñol naif, precario, aprendido en solo días. Algunas risas saqué. Fue tan absurdo como estimulante. Lo más hermoso fue que se dejó sembrada una semillita llamada www.TamoJunto.cl Una energía que se traduce en hacer un intercambio permanente de comediantes chilenos y brasileros. Sería bonito ¿no?… Ya veremos qué pasa. Despedí a Mauricio y Paulinho.

La parrilla siguió encendida para recibir a mi amigo Pablo Picotto, comediante argentino, formador y coach de jóvenes y exitosos estandaperos trasandinos. Un “discapacitado capilar” igual que yo, al que conocí hace algunos años atrás en el Festival Internacional de Comedia de La Serena. Ahí descubrimos que había pulsaciones en nuestras ideas que marcaban un ritmo similar. En cuanto llegó a chile Pablo fue invitado a compartir escenario con Paloma Salas, Jani Dueñas y Rodrigo Vásquez. Luego hizo su presentación unipersonal en el Comedy y Sala Met. Ambos shows con un público sorprendido y encantado de descubrir a este tipo tan divertido como locuaz. Eso no fue todo. También hubo seminarios en el Teatro de la Aurora, aquí en Santiago,  y en mi pequeña salita en Cerro Alegre. Se compartió con colegas, se teorizó, se establecieron premisas, se habló de remate, de la importancia del contexto. En fin, de todas las piezas y engranajes para poder armar y reparar ese carromato que se conoce por “chiste”. Tuvimos tiempo para hablar mucho con Pablo, de todo y de nada; de nuestra fantasía del “Corredeor Latinoamericano del Humor”. Y lo que es mejor; tuvimos mucho tiempo para no hablar. Para simplemente estar, por ejemplo, compartir el aire y unas almejas en Las Lanzas de Plaza Ñuñoa o hacerme redescubrir un grupo musical uruguayo que, en mi supina ignorancia, estaba convencido que era chileno; “El Cuarteto de Nos” –como eran de “Nos” yo juraba que eran de acá-. Me mostró una canción que toda su letra me hizo mucho sentido, más aún su estribillo:  “Roberto, a veces lo que dice el alma puede estar en lo cierto”… Y tengo la sensación que, en estos momentos, el alma de la comedia en Latinoamérica pareciera gritar ¡FRATERNIDAD!

Un abrazo y admiración colegas brasileros, argentinos y chilenos. Esto está recién partiendo. Porque al final de cuentas, como me recordó Picotto a través de una frase de Roberto Arlt; “El futuro es nuestro por prepotencia de trabajo”. Buenas noches, muchas gracias.

 

Ir arriba